Portada
Secciones
Especiales
Enlaces
Colaboraciones
Lista de correo
Foro
Libro de visitas
SECCIONES
PARTICIPA

'Prohibido dar de comer a los animales'

UN ELEFANTE HAMBRIENTO ES EL DESENCADENANTE DE LA ESTRAMBÓTICA HISTORIA ACONTECIDA A UN MATRIMONIO DE VISITA EN UN SAFARI PARK

 

Los protagonistas de la siguiente historia son un matrimonio que fueron a pasar la tarde a un Safari Park. Como sabréis allí los animales están sueltos y tú, desde tu coche, los vas viendo mientras recorres el parque.

El caso es que llegan a la zona de los elefantes y la mujer, en un acto de cariño hacia estos mamíferos enormes, y haciendo caso omiso al letrero que advertía en enormes caracteres rojos 'PROHIBIDO DAR DE COMER A LOS ANIMALES', decide darle al elefante una suculenta y roja manzana que lleva en el bolso.

El animal la ingiere con gran placer y decide rebuscar con la trompa por el interior del vehículo por si hubiese más frutas.

La señora, como es natural, se asusta y decide subir la ventanilla, con tan mala fortuna que pilla la trompa del paquidermo, el cual la emprende a golpes con el coche y lo zarandea asustando a sus ocupantes y dejando el utilitario familiar bastante deteriorado.

Para suerte de la pareja, en ese momento aparece por allí el encargado del parque en uno de esos jeeps todoterreno, consigue calmar al elefante y rescatar al sufrido matrimonio. Dicho encargado, intentando de alguna manera compensar a la pareja por tan terrible susto, los lleva al bar del Safari para que tomen algo y le relaten lo sucedido. El hombre, que aun no está del todo recuperado, ingiere varios coñacs de un trago para calmarse, y ya, un poquito más tranquilo, decide volverse para casa.

Todo parece que va a terminar bien, cuando, a la salida del Safari, la policía detiene el vehículo viéndolo en tan mal estado. Los agentes preguntan por lo sucedido y el hombre relata con detalle el desafortunado encuentro con el paquidermo.

Ambos policías se miran a la cara con extrañeza y uno de ellos se dirige al coche patrulla y al volver trae consigo uno de esos aparititos para hacer el control de alcoholemia que curiosamente tenían por allí. El hombre sopla confiado y por culpa de los coñacs da positivo. La multa final, con retirada de carnet incluída, es de aúpa. Por no hablar de las fatales consecuencias para la convivencia familiar de la pareja en cuestión.



OPINA EN NUESTRO FORO
¿Te parece creíble este artículo?

RECOMENDAMOS

La dirección de esta página no se hace responsable de la veracidad de las informaciones publicadas.
Todas ellas están catalogadas como "leyendas urbanas" y carecen, por tanto, de fundamento
[+ info]
acerca de | historia de la página | ¿qué es una leyenda urbana? | publicidad | añadir a mis favoritos | contacto